lunes, 21 de febrero de 2011

Exclusividad

En los últimos años el concepto de "Exclusividad" dentro del gremio musical y por parte de algunos agentes o promotores, se ha venido manejando a mi modo de ver, de forma errónea, no se si por conveniencia o por confusión; si bien es cierto que es una concesión de quien la otorga o un privilegio de quien la recibe, no es un derecho absoluto, máxime cuando entramos a analizar si ésta es territorial o de oferta.

Estoy harto de escuchar; me darás la exclusividad...me has dado la exclusividad...tengo la exclusividad; pues bien; vuelvo a reiterar que a mi modesta forma de entender este tema, la exclusividad pasa por poseer preferencias, prerrogativas, ventajas que damos a ciertos elementos dentro de la cadena comercial que en efecto a priori parece que llevan consigo un derecho indiscutible pero que todo depende de la efectividad de quien la recibe y en el tiempo en que la utiliza y ejemplifico: se da el caso de aquel que exige la exclusiva territorial de un artista o grupo sin a cambio comprometer nada, ni una fechas ni el pago previo de estas, no compra, no arriesga; solo se limita a ver si puede vender restringiendo a otros a hacer lo mismo y en la mayoría de los casos a inutilizar el territorio para el artista o grupo durante el tiempo que dure el compromiso cedido; está el otro caso, que una vez recibida una malinterpretada exclusividad de oferta, le molesta que otros ofrezcan el mismo producto. Lo que si es cierto es que en ambos casos, la mayor parte de las ocasiones en que se producen, solo hay un perjudicado, el artista, porque en el peor de los casos no llega a impactar dentro del territorio ni siquiera una vez, lo cual se traduce en una pérdida de tiempo lamentable.

Específicamente en el caso de las referencias extranjeras, no las que tienen su residencia en España, sino, aun peor, aquellas que vienen de gira por un tiempo limitado, es aun más perjudicial porque se ha dado el caso de muchas que por acuerdos y lealtad hacia un determinado agente o promotor sus operaciones comerciales se han visto francamente disminuidas y encima no han recibido por ello ninguna explicación, solo la vaga reiteración de un absurdo compromiso, ¡ vamos a ver que pasa este año !

No soy quien para aconsejar, lo hago a mi mismo, pero escribo para que sea leído, ...quien quiera exclusividades por ostentar, que las pague en cuyo caso podrá gozar sin duda de facultades, excepción, beneficios y sobradas disculpas y aquellos que por desconocimiento o error las exija sin dar nada a cambio que garantice al artista una tranquilidad, que la comparta; en los tiempos que vivimos actualmente con Internet y telefonía móvil es muy difícil el absolutismo, son tiempos de competitividad sin llegar a ser desleales; dejémonos ya de demagogias comerciales.