domingo, 6 de diciembre de 2009

Lo injusto de la justicia

Les voy a contar algo que para algunos puede que sea desconocido y advierto que no hay ninguna intención detrás de mis palabras más allá de la aclaración y la información de mis experiencias y vivencias. Fueron muchos los que conocieron a la Vieja Trova Santiaguera entre 1994 y 2002; pues bien, después de los primeros discos editados con Nubenegra en una de las giras europeas en las que visitamos Holanda, específicamente Rotterdam, en una comida organizada en una especie de Cine en la cual actuaría el grupo, en la mesa, además de los artistas nos encontrábamos Saúl Presa, uno de los Road managers que entonces salía con la agrupación, Leo Hannewic, uno de los que organizaba, otra chica llamada Sandra, también de la organización y un servidor; se hablaba como era habitual en aquella época de la vitalidad de los “viejitos”, de su arte y característico humor latino más la energía y sabiduría que trasmitían; casi al finalizar la comida un poco en serio y un poco en broma dije al tal Leo que una película de la Vieja Trova en ese momento era un complemento perfecto para la promoción del grupo y un tema quizás agradecido; acto seguido hubo risas y aprobaciones pero todo quedó allí, era 1995, se realizó el concierto, todo estupendo y maravilloso y volvimos a España, terminamos la gira y regresamos a Cuba. Pasadas unas semanas, se estaba desarrollando una de las ediciones del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana y yo estaba desayunando en el Hotel Nacional donde nos encontrábamos en una comisión organizada por el Instituto Cubano de Radio y Televisión que se dedicaba a la revisión de un buen grupo de documentales que participarían en dicho Festival en la categoría de Documentales Extranjeros; para mi sorpresa, se presentó una pareja, ella española de Sevilla y él holandés de Amsterdam, quienes resultaron a posteriori mis buenos amigos Carmen Cobos y Kees Rininks, dueños de la Productora en aquel entonces, Rininks Films; se presentaron como los productores de una compañía Holandesa de Cine y querían hablar conmigo para realizar una película a la Vieja Trova Santiaguera; evidentemente era una magnífica oportunidad para la formación y un privilegio para un grupo que desconocido hasta el momento en Cuba ni siquiera se mencionaba en la Radio; después de varios intercambios de opiniones convenimos en darle hacia delante al proyecto y gracias a mucho trabajo organizativo, comenzó el rodaje de lo que fuera posteriormente “Lágrimas Negras”, la película de la Vieja Trova Santiaguera realizada por la Realizadora Española-Holandesa Sonia Herman Dolz; como anécdota les diré que me costó casi un disgusto reclamar mi crédito como Idea de la película pero finalmente se me adjudicó. Todo este preámbulo y aclaro para no herir susceptibilidades no tiene más objetivo que llamar la atención en las fechas, en los realizadores y en los resultados entre lo que fue Vieja Trova y lo que llegó a ser Buena Vista Social Club (sin agravios comparativos porque soy fan número 1 de Buena Vista y buen amigo de algunos de sus músicos) y vuelvo a aclarar, que lo que estoy intentando decir es que a pesar de haberse estrenado la película de Vieja Trova en España, Cine Palafox de Madrid en el año 1997 y haber obtenido el “palmarés” que alcanzó en el anonimato más absoluto, la película de Buena Vista en 1998, un año después catapultó la imagen de la música cubana a los límites más insospechados; claro está, detrás de ésta estaba el famoso Ry Cooder y el conocido realizador Win Wender y por otro lado en España al no haber tradición de exhibición de documentales y por otras razones de inversión económica por parte de las Productoras, la película no se exhibió nunca más aun cuando fue noticia en los medios y un éxito rotundo de público. “Lágrimas Negras” a pesar de que los “viejitos” de la Vieja Trova Santiaguera fueron prácticamente un descubrimiento español dejó de existir en la Península Ibérica porque encima, el mismo año se estaba rodando otra película casualmente con el mismo nombre del cineasta desaparecido Ricardo Franco y que aunque fue y es una buena película no tenía nada que ver con el tema musical ni con la música cubana. Lágrimas Negras, la versión de la Vieja Trova fue exhibida en cines de Holanda, Alemania, Austria y Estados Unidos y vendida a: Odysee, Discover y Channel, RAI SAT, DUNA TV, WNET/ Nueva York, Worl Link, Cine 5, ARTE, Instituto de Cine Danés, VRT, ONCE TV.

Lágrimas Negras (1997) coproducción. NPS sobre la gira por Europa del grupo musical cubano “La Vieja Trova Santiaguera”, se convirtió en un éxito internacional, con numerosos premios entre los que se destacan:

- Premio de la Academia Holandesa, 1999

- Premio del público, Festival de Cine Latino, Chicago, 1999

- Premio de Cine de Holanda, 1999

- Premio del público y aguja de plata, Festival Internacional de San Francisco, 1998

- Placa de oro, Festival Internacional de Cine de San Francisco, Arte, 1998

- Premio especial del jurado, Premio Cine Holandés, Utrech, 1998

Es decir, cuando se lanza la película de Buena Vista Social Club ya Lágrimas Negras estaba obteniendo premios en los Festivales de Cine más importantes.

Curiosamente a pesar de que Vieja Trova Santiaguera fue fichada por la Multinacional Virgin Records en 1998, tampoco fue esto un leimotiv a pesar de mi insistencia para que una compañía poderosa como Virgin recalara en un soporte tan fuerte como es el cine utilizando la película para sus fines promocionales de los tres discos que se grabarían posteriormente.

La Vieja Trova Santiaguera continuó siendo importante y famosa en España y otros territorios pero la mayoría del público de todas las latitudes llegó a conocer más a Buena Vista Social Club por las excelentes campañas publicitarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario